Tortillas de quinua

Tortillas de quinua

Cuando yo era pequeña y vivía en Perú, mi mamá solía preparar unas deliciosas tortillas de quinua y acompañarlas con ensalada. Ya de niña me encantaba no sólo el exquisito sabor de las tortillas de quinua combinadas con el sabor fresco de la ensalada, sino que además me fascinaba esa sensación única de como si los granitos de quinua explotaran en mi boca. Luego, a mediado de los años 80, me mudé a Alemania y aquella deliciosa entrada casi se perdió en el olvido ya que, en aquel entonces, la quinua aquí aún se desconocía.

Por suerte, hoy en día uno ya puede comprar casi de todo aquí en Alemania y además por fin se ha reconocido a nivel mundial el alto valor nutritivo de este maravilloso pseudocereal de los Andes sudamericanos. Y es que la quinua contiene muchísimos nutrientes, es rica en proteínas y fibra sana. Es un alimento sin gluten y fácil de digerir y proporciona muchísima energía.

Un buen día preparé mis primeras tortillas de quinua tal y como las recordaba de mi infancia. Más tarde encontré la receta de mi mamá en un viejo cuadernillo y fui perfeccionándola hasta encontrar por fin las proporciones adecuadas para que las tortillas tengan la consistencia perfecta y no se deshagan, igualando aquel sabroso gustito de mi niñez.

Hoy me es un placer compartir esta exquisita receta con mis lectores:

Ingredientes (para aprox. 15 tortillas de quinua, dependiendo del tamaño)

  • 1 taza (aprox. 160 – 175 g) de quinua blanca
  • 3 huevos
  • ½ panecillo seco
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 cebolla pequeña
  • ½ rama de apio
  • 2-3 hojas de cebollita china
  • Muy útil además: Un par de guantes de goma

Preparación:

  • Primero que nada, lavamos la quinua en un colador fino con agua fría para que pierda la saponina que le da un sabor amargo.
  • Luego hervimos la quinua en una olla con abundante agua por aprox. 10 a máx. 12 minutos.
  • Apenas la quinua esté cocida (una vez que los granos de quinua hayan reventado), la colamos con el mismo colador fino y la dejamos enfriar.
  • Mientras tanto, rallamos el pan seco – o lo molemos con un molinito de especias o de café.
  • Luego proseguimos a cortar la cebolla y el apio finamente y la cebollita china en aros.
  • Apenas la quinua esté completamente fría, la pasamos a un bol y la mezclamos con los huevos, el pan rallado, sal, pimienta, cebolla, apio y cebollita china.
  • Dejamos reposar la mezcla unos 5 a 10 minutos. Si la mezcla estuviera demasiado líquida, se le puede añadir un poco más de pan rallado, o bien un huevo si estuviese demasiado seca – pero ten cuidado de que la masa no se vuelva a poner demasiado líquida, porque en ese caso las tortillas se te desarmarán en la sartén.
  • En una sartén ponemos a calentar abundante aceite vegetal. Un truquito: Si le echas un poco de sal al aceite hirviendo, las tortillas no se pegarán en la sartén.
  • Al mismo tiempo, ponemos a calentar el horno a 50°C para mantener calientes las tortillas una vez que estén listas. Luego ponemos una hoja de papel absorbente en una fuente y la metemos al horno. (El papel es para que absorba el aceite que sobra).
  • Y aquí otro truquito más: Es mucho más fácil darles forma a las tortillas si te pones guantes de goma. Así vas formando una por una las tortillas con las manos y las vas colocando en el aceite hirviendo con la ayuda de una cuchara de mango largo para no quemarte. De esta forma, y dependiendo del tamaño de la sartén, puedes hacer unas 5 a 7 tortillas de golpe. Apenas notes en los bordes de las tortillas que ya están crocantes de un lado, las vas volteando cuidadosamente con una espátula.
  • En cuanto las tortillas estén crocantes de ambos lados, las pasamos una por una de la sartén al horno.
  • Antes de freír la segunda porción de tortillas, lo más probable es que tengas que añadirle un buen chorro de aceite a la sartén. Y así vamos repitiendo el proceso hasta que se nos acabe la masa de quinua.
  • Una vez que estén listas las tortillas, las puedes mantener calentitas en el horno mientras preparas la ensalada. A mí personalmente me gusta servirlas con una ensalada de lechuga por ejemplo con pepinos y/o tomates y/o rabanitos y/o zanahorias ralladas y con un refrescante aliño de yogurt con limón y unas hojitas de cilantro… ¡Listo!
  • Finalmente servimos las tortillas calentitas – unas 2 a 3 por persona – y las decoramos con su ensaladita.

¡Buen provecho!

Y aquí la receta en alemán / Und hier das Rezept auf Deutsch: Quinoa-Frikadellen

Si te ha gustado esta receta, dale like y comparte por favor – ¡Gracias! 

 

Advertisements

Leave a Comment.