Pasta de ají molido

Pasta de ají molido

Aunque desde hace muchos años suelo preparar mi propia pasta de ajo molido, mi pasta de ají molido es relativamente nueva: Yo antes siempre me compraba mi ají molido en mis viajes al Perú, de donde me traía varios frascos a Alemania y las guardaba en la congeladora. Luego aparecieron los importadores con sus tiendas virtuales y yo estaba feliz, porque así podía comprar mi ají molido más seguido. Fue hace unos 2 años cuando un vecino me regaló una bolsa llena de ajíes frescos de su jardín que se me ocurrió preparar mi propia pasta de ají molido. Fué un montón de trabajo ¡pero valió la pena! Ají molido casero sabe definitivamente mejor que el de conserva – aunque no sea paruano. Ahora siempre presto atención en las tiendas y busco los ajíes frescos amarillos, colorados y verdes para preparar mi propia pasta de ají. Con el tiempo he ido mejorando mi receta poco a poco y como es básica para muchos de mis platos, al igual que la pasta de ajo, me complace mucho presentárselas aquí:


Ingredientes (para 2-3 frascos):

  • 500 gramos de ají (amarillo, colorado y/o verde)
  • aceite vegetal (aprox. 180 ml por 500 gramos de ají)

Utensilios necesarios:

  • Guantes de goma (¡absolutamente imprescindibles!)
  • Licuadora
  • Colador bien fino

Preparación:

  • Ponerse los guantes de goma (¡sin guantes queda un picor agresivo del ají en los dedos durante varios días – y arde horrible cada vez que uno se toca los ojos!)
  • Limpiar el ají con una hoja de papel absorbente remojado con aceite vegetal. (Es preferible no lavarlos con agua para evitar que se hongueen. Así la pasta se conserva más tiempo).
  • Cortar los ajíes a lo largo y sacarle las venas y las pepas con una cuchara. Si se desea picante, se le puede dejar algunas pepas y venas. A más pepas y venas se dejen, más picante queda.
  • Ahora hay 2 diferentes opciones:
    • Cortar los ajíes en trozos medianos y freírlos en una sartén con un poco de aceite vegetal. Luego pasarlos a la licuadora con el mismo aceite y licuarlos hasta que se deshagan. Si falta aceite añadir un poco hasta que quede una pasta pareja.
      O bien:
    • Cortar los ajíes en trozos medianos y licuarlos crudos con aceite vegetal. Si falta aceite añadir un poco hasta que quede una pasta pareja.
  • Finalmente, pasar la pasta de ají por un colador fino, revolviendo y apretando la pasta con una cuchara hasta que sólo queden las cáscaras y las pepas restantes. Desechar esos restos y guardar la pasta de ají en frascos herméticos con tapa rosca. En la refrigeradora esta pasta de ají se conserva aprox. 2 meses. Los frascos que no están en uso se pueden congelar.

*Caducidad:

La pasta de ají se conserva aprox. unas 6 semanas en la refrigeradora. Si haces varios frascos, puedes congelar aquéllos que todavía no tienes en uso para que su contenido se mantenga fresco más tiempo.

Y aquí la receta en alemán / Rezept auf DEUTSCH: Chilipaste

Los ajíes anaranjados en la imagen de abajo son los que más se parecen al delicioso “ají amarillo” o “ají limo” que se usa en la cocina peruana. No sabe exactamente igual, pero viviendo en el extranjero es una buena alternativa que yo personalmente suelo usar muy seguido en mi cocina. 


Y aquí una pasta de ají de cada color:

Si te ha gustado esta receta, dame un “like” por favor y compártela con tus amigos. ¡Gracias!

Advertisements

Leave a Comment.