Ají de gallina

Ají de gallina

Hoy les presento mi receta de Ají de gallina, que es el plato favorito de mi hijo. Bueno, en realidad no es “mi” receta, sino la receta de mi hermano Erik, quien durante un par de años tuvo un restaurante en Lima. Y fue allí que probé por primera vez su versión de este plato típico limeño, la cual me gustó tanto, que le pedí a mi hermano que me enseñara a prepararlo. Y desde ese entonces, cada cierto tiempo mi hijo me pide que por favor le prepare “el plato de Erik”, cuya receta hoy comparto con ustedes – ¡con el permiso de Erik por supuesto!

Ingredientes:

  • 1 kilo de pollo (puede ser sólo pechuga o un pollo entero)
  • 2 ó 3 panecillos blancos
  • un chorro de leche
  • 1 cebolla roja mediana
  • 2 a 3 cucharadas de ají amarillo molido (o más, si te gusta bien picante)
  • ½ cubito de pollo
  • sal y pimienta al gusto
  • una pizca de cúrcuma (palillo)
  • 10-15 pecanas
  • queso parmesano al gusto

Preparación:

  • Lavar el pollo y sacarle el pellejo (para que el caldo que vamos a usar para la salsa no quede demasiado grasoso).
  • Hervir el pollo en una olla con agua durante unos 30 minutos. Una vez cocido, sacar el pollo de la olla y dejarlo enfriar. Y cuando ya no esté demasiado caliente, desmenuzarlo y cortarlo en tiras.
  • Recortar los bordes de los panes y remojar la parte blanda del pan en un poco de leche. Una vez que se ablande, triturarlo en la licuadora hasta que se forme una masa homogénea. Si falta líquido, se puede añadir un poco del caldo del pollo, pero no mucho para que no se ponga aguado.
  • Cortar la cebolla en tiras y dorarla en una olla con un poco de aceite vegetal. Añadir el ají molido y dorarlo también unos minutos.
  • Sazonar con sal, pimienta, cúrcuma y el cubito de pollo.
  • Echar a la olla el pan molido, el pollo y unos 2 (máx. 3) cucharones del caldo de pollo y mezclar todo bien.
  • Rallar las nueces y el queso parmesano, echarlos a la salsa y volver a mezclar bien todo.
  • De ser necesario, se puede añadir un poco más de caldo – pero no demasiado: El ají de gallina debe de quedar bien consistente y no ahogarse en la salsa.
  • El ají de gallina se sirve con arroz y papas sancochadas y se decora con hierbas frescas picadas como por ejemplo perejil, aunque yo a veces prefiero usar cebollino. Además, en el Perú se suele decorar con una aceituna y medio huevo duro.

Y aquí un consejo útil: El caldo que sobra se puede congelar para aprovecharlo otro día para una sopita o una salsa.

 Y aquí la receta en alemán / Und hier das Rezept auf DEUTSCH:  Peruanisches Chili-Huhn

Si te ha gustado esta receta, dame un “like” por favor y compártela con tus amigos. Gracias! ?

 

Advertisements

Leave a Comment.